Nuestras convicciones… en videos

Son nuestros principios.
La política del porqué #lohacemosdiferente.

 

No podíamos hacerlo acá

 

Nacimos en mayo de 2011, en La Reforma, un pueblo de 200 habitantes anclado sobre la Ruta del Desierto, en medio de la aridez pampeana.
Un lugar con aguas saladas, de pésima calidad para elaborar. Sin gas natural, sin una ferretería.
El lugar perfecto para aprender a sacar planes B de la galera. Todo el tiempo.
Y el lugar que, quizás sin quererlo, moldeó nuestro laburo. Las cervezas en Nuevo Origen son el reflejo de esa adversidad, de la necesidad de hacer las cosas de una forma distinta, porque cualquier protocolo de trabajo no estaba concebido para una tierra así.
Hoy, transformados en la cervecería más grande de la provincia y, orgullosamente, en referentes de la microcervecería argentina, sabemos que esa adversidad nos hizo más fuertes.
Con la nueva fábrica en Ataliva Roca, adentro nuestro mantenemos ese espíritu de la cervecería de La Reforma. Siempre será así, por más que las ganas de crecer nos hayan impulsado a movernos y a mover nuestras ollas.
La esencia sigue intacta. Al fin y al cabo, lo hicimos y lo haremos así.
Esto es Nuevo Origen. #LoHacemosDiferente

 

No gusta a 8 de cada 10

 

No es una sola, son varias. Unas diferentes a otras. Cada barrica encerrando una edición limitada, pero todas atravesadas por la acidez como protagonista medular.
‘Pócima’ es una familia de cervezas fuera de lo común; la quimérica idea de encontrar el brebaje perfecto, partiendo de nuestros estilos clásicos, combinándolos, y dejando que el tiempo, el roble y los bichos hagan su trabajo.
El emblema de Nuevo Origen, brotado del sótano húmedo en el que la magia sucede.
La amás o la odiás, pero no podés darle lugar a los grises. Sabemos, de hecho, que no gusta a 8 de cada 10 que la prueban… pero, qué importa, si a nosotros nos fascina. Por eso no nos cansamos de decirlo: acá, #LoHacemosDiferente.

 

No usamos concentrados

 

Dos gotas no pueden ser mejores que dos kilos de lúpulo, no.
No nos gustan las esencias, ni los concentrados. Nada de adornos.
Usamos fruta de verdad, de la que agrega acidez y color, y no solo un nombre bonito. Las flores son naturales y la miel es pura del monte bajo pampeano. El anís cruje y el eucalipto huele fresco. Y las maltas: estén seguros de que nuestras birras tienen las mejores que se puedan imaginar.
Somos esto, lo que se ve. Sin saborcitos, sin perfumitos, sin gotitas ni polvitos que maquillen lo que de verdad queremos mostrar. Acá, #LoHacemosDiferente.

 

No las filtramos

 

Es parte fundamental de nuestra filosofía, desde que arrancamos.
Sabemos que el filtrado de una cerveza puede ser lindo para el ojo, pero no tanto para el paladar. No podríamos hacerlo a costa de sabor, a costa de potencia aromática. Tampoco podríamos hacerlo sabiendo que, con él, se perdería su costado salvaje, ése que tanto nos gusta.
Es parte de la esencia de un microcervecero artesanal, además. Y nosotros estamos orgullosos de serlo. En Nuevo Origen, #lohacemosdiferente.

 

No usamos agua de glaciar

 

La primera regla para montar una cervecería es tener agua de calidad, y en cantidad.
Durante años, sin embargo, en Nuevo Origen pusimos a prueba esa idea.
Un Mercedes Benz 1114 con décadas sobre sus espaldas recorría religiosamente los más de 100 kilómetros desde La Reforma hasta el paraje El Carancho para traernos los 8000 litros de agua que le darían vida a nuestras cervezas por los próximos 15 días.
La existencia y permanencia de nuestra fábrica estuvo atada al viejo motor de un camión. Y, contra vientos y mareas, jamás nos falló.
A veces ajustábamos la producción de acuerdo a lo que llegaba, es cierto, pero esto de no tener agua de glaciar a nuestro alcance nunca fue una excusa, ni impedimento, para hacer birras de las que nos sintiésemos orgullosos.
Desde el día cero, siempre con ese empuje para demostrar que #lohacemosdiferente.

 

No seguimos estilos

 

Criolla es nuestra birra de cabecera, la más simple de todas. Pero la hacemos con siete variedades de maltas y granos.
La Rocky es IPA, aunque ni English ni American.
¿La Belle Epoque? Demasiado amarga para ser una Belgian Saison, dicen los jurados.
O la Firenze, una Honey con flores de rosas desde que las flores de rosas no eran moda.
Huevos de concreto. Investigación cosntante. Hacemos y rehacemos, sin un manual que diga por qué camino es correcto ir.
¿Estilos? No, no los seguimos. Nos gusta crearlos.
En Nuevo Origen, #LoHacemosDiferente.