Nosotros

Nacimos en mayo de 2011, en La Reforma, un pueblo de 200 habitantes anclado sobre la Ruta del Desierto, en medio de la aridez pampeana.

Un lugar con aguas saladas, de pésima calidad para elaborar. Sin gas natural, sin una ferretería.
El lugar perfecto para aprender a sacar planes B de la galera.
Todo el tiempo.

Y el lugar que, quizás sin quererlo, moldeó nuestro laburo.
Las cervezas en Nuevo Origen son el reflejo de esa adversidad, de la necesidad de hacer las cosas de una forma distinta, porque cualquier protocolo de trabajo no estaba concebido para una tierra así.

Hoy, transformados en la cervecería más grande de la provincia y, orgullosamente, en referentes de la microcervecería argentina, sabemos que esa adversidad nos hizo más fuertes.

Con la nueva fábrica en Ataliva Roca, adentro nuestro mantenemos ese espíritu de la cervecería de La Reforma. Siempre será así, por más que las ganas de crecer nos hayan impulsado a movernos y a mover nuestras ollas.

La esencia sigue intacta.
Al fin y al cabo, lo hicimos y lo haremos así.
Esto es Nuevo Origen. Lo hacemos diferente.